Sin categoría

Desde su creación en 2009, la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp ha pasado a formar parte intrínseca de nuestras vidas. Entró con fuerza en nuestros móviles para sustituir a los SMS entre dos personas y pronto se pasó a los grupos. Ahora la aplicación más usada del apanorama tecnológico conquista también las escuelas, generando opiniones encontradas. Sus ventajas son muchas: permiate mantener a padres y profesores conectados, compartir propuestas con toda la comunidad educativa o solucionar pequeñas cuestiones o dudas de una manera rápida y eficaz. Sin embargo, si no queremos que el grupo que compartimos con los padres y madres de la escuela se convierta en una auténtica pesadilla escolar, debemos guardar ciertas normas de comportamiento o etiqueta. Te presentamos cinco reglas básicas para utilizar el WhatsApp escolar.